domingo, 7 de marzo de 2010



Texto que escribí hace unos años, y vídeo de Redes que vi a principios del verano pasado. No sé porqué nunca los había relacionado antes:

Quizá sea algo típico recurrir al cerebro para fantasear, pero me da igual. Desde niño he esquematizado el tiempo en que me encuentro;* así los días de la semana los tengo esquematizados en mi mente con forma de “D”, siendo sábado y domingo la parte erecta, y la parte curva de lunes a viernes, consiguiendo así un circuito constante. Los meses del año los tengo dibujados de una forma algo más compleja, para hacerse una idea sería algo así como un circuito de carreras, con sus curvas y rectas, a medida que avanzas en el año, éste va cambiando de color: verano naranja-rojo, Otoño verde, invierno azul y primavera amarillo. Los años me van creciendo desde la oscuridad a partir del año que nazco: 1981, desde este punto los años tienen bombillas pero éstas están apagadas (los que ya pasaron), y todo lo que viene en el futuro está encendido, yo por supuesto miro hacia arriba o abajo, dependiendo del año en que esté pensando.

Escrito un lunes de Diciembre: justo al comienzo de la curva, de color verde-azul y con las bombillas cerca ya de apagarse.

2 comentarios:

Logan y Lory dijo...

Curiosa y original forma de estar en la vida, asignando colores y bombillas encendidas según la decreciente o creciente incombustible levedad del ser....

Te leeremos, si nos dejas, porque nos parece interesante lo que nos cuentas y de que manera lo cuentas.

Cordiales saludos desde el incipiente amarillo de una primavera que ya se vislumbra y la tenue luz de unas vidas que ya se asientan en su ecuador.

Javi Saguillo dijo...

No sólo os dejo, sino que será un placer que os paséis por aquí. No dudéis en que os visitaré con interés.

Saludos!!