miércoles, 26 de octubre de 2011

100.000.000 $

making off, octubre 2011

La diferencia entre el fotógrafo artista y el fotógrafo profesional es que el primero enseña lo que quiere que veas y su trabajo debe satisfacer las necesidades de cierto público, mientras que el segundo enseña todo lo que hace y debe gustarle a todo tipo de público.
Así que lo que distingue a uno y a otro, en el mundo de la fotografía, desgraciadamente o no, será muy parecido a la respuesta que dio Dalí cuando le preguntaron cuál sería la diferencia entre un cuadro de Velázquez, perfectamente detallado hasta el último grano de azúcar, y la foto de la misma escena: Cien millones de dólares.

2 comentarios:

Josep Fábrega Agea dijo...

Ser fotógrafo profesional competente es un logro digno de toda mi admiración. Por eso os respeto tantísimo a Pedro y a ti.

Ser un fotografo artístico con éxito es un auténtica lotería en manos, normalmente, de hijos de papá con cierto talento.

el lobohombre dijo...

Se necesita talento por ambas partes, pero a mi modo de ver, a uno se le exige y a otro se le supone.