martes, 16 de febrero de 2010




Y de repente lo entendí todo. Llevaba 28 años viviendo de la misma forma, pasándolo bien y mal en el colegio, tranquilo en la universidad, y bastante a gusto en el trabajo, hablando los problemas con mis padres y algún amigo, leyendo antes de ir a dormir, fijándome en las mujeres guapas por la calle, admirando a mis ídolos, escuchando la música en cualquier formato, cogiendo el coche lo menos posible, yendo los domingos a comer a casa de mi abuela, tomando cañas sin ninguna meta. Pero poco a poco empecé a notar que la gente a mi alrededor iba cambiando, que algo no hacía bien, que no estaba integrado en los grupos, que no entendía las conversaciones, que nadie entraba en mi rudimentario blog de Internet, siendo desechado por las chicas, siendo considerado su amigo, había una sutileza que no captaba, en cierta forma me sentía algo solo, hasta que hace pocos días, encendí el ordenador, clickeé Firefox y me abrí una cuenta Facebook, de repente lo entendí todo.

Un multiverso de fotos, de conciertos, de videos, de gustos, de sensaciones, de líos amorosos, de viajes, de bodas, de todo, estaba ahí. La gente vivía para facebook, y yo no me había enterado. Me metí en las páginas de aquellas chicas que creía que sentían algo por mí, y descubrí que tenían 176, 344, 597, amigos agregados, que cientos de mensajes colapsaban sus muros, que salían en fotos con gente que posiblemente sólo existía en esas fotos.

Al apagar el ordenador, después de cinco horas seguidas conectado, pasando por las páginas de todo el mundo, a corazón abierto, sin yodo ni anestesia, deduje que a la gente le encanta el olor del NAPALM por las mañanas, al abrir el firefox, Explorer o Safari, teclear su e-mail y su password y empezar a sembrar para el fin de semana, para el próximo novio aun teniendo uno, para unirse al grupo más original, para enseñar el viaje a Vietnam.

Pensé en que cuando alguien se muere, durante unos días su Facebook queda abierto, latiendo, creciendo como las uñas de su dueño, porque la gente sigue poniendo mensajes, etiquetándolo en fotos o linkeando a youtube, puesto que alguien que vive en Noruega no sabe que aquella persona que vive en Benidorm ha muerto, y le trata como a un vivo.

Los Navy son una tribu que sale en la película Avatar, visualmente muy potente, narrativamente muy pobre, a los que quieren quitar su árbol sagrado, un árbol que lo es todo para ellos, y el bueno, que al principio es malo y luego es bueno, porque los navys son buenos pero parecían malos, pues el protagonista quiere salvar el árbol, a la tribu y al mundo llamado Pandora, aunque al principio quiere destruir las tres cosas. Bien, si ahora alguien pudiera arrancar facebook a esta tribu, ese árbol con millones de ramas que conectan al universo entero, y con raíces de Ono o Telefónica. Si el nuevo Pandora pudiera apagarse como hacían los televisores antiguos, cerrándose en un finísimo horizonte catódico, volvería tranquilamente a mi vida de antes, a esa ilusión que te hacía ver a la gente sin saber qué era de ellos. El que la NBA te pareciera algo inalcanzable, ver horas y horas de Mtv para que saliera el videoclip que queráis ver, no eran problemas, era algo normal. Esa vida en que importabas a la gente real, no a la virtual, hace poco más de siete u ocho años.

Sí, el futuro es inexorable, no puedes ir en contra del progreso, pero llegará un momento en que los malditos avatares serán de verdad, que viviremos en Pandora y ya no tendrá gracia ver la película.

7 comentarios:

Lucia dijo...

jajajaja,cuanta razon,eres un yonki mas del facebook,lo siento.

Javi Saguillo dijo...

Jeje, creo que esta adicción no sabe con quien está tratando...

Anónimo dijo...

Se me han puesto los pelos de punta, de repente me ha entrado una especie de miedo al futuro que nos espera... ¿me harás amigo?

Javi Saguillo dijo...

El futuro nunca es traumático, te vas acostumbrando poco a poco.
Prueba a que te haga amigo, pero si no sé tu nombre muy posiblemente no lo haga...

yokopatri dijo...

a mi a veces me preocupa si yo soy yo, o si soy yo, mi yo de facebook, mi yo de blog, mi yo de myspace, mi yo de gmail, mi yo de twitter, y todos esos yoes que soy y a veces me gustaria no ser, y me confunden todo el tiempo... debe ser un problema de personalidad multiple no reconocido aun... pero si, esta claro que soy mas yonki del facebook que yoquéséqué

iñaki roldós dijo...

me ha encantado javi, sospechosa la piel color azul facebook

Josep Fábrega Agea dijo...

MI abuelo que era muy sabio me decía cuando yo era adolescente y le enseñaba la foto una chica guapa en una revista.

"Josepet, tot el que no se sent per la boca no existeix"

Y es que mi abuelo era muy sabio, ya digo.